Por hacer un poco de historia del colchón y su evolución, nos podemos remontar a nuestros antepasados primitivos, que , al igual que algunas tribus de la actualidad, se acomodaban en lechos de hojas secas, pieles o cualquier otro material que les aislara del suelo y les proporcionara confort.

 

Los primeros colchones como tal, consistían en una funda rellena de materiales orgánicos, como paja, lana, hojas, etc, que eran nido de pequeños insectos por lo que habia que ventilarlos y airearlos periódicamente.

Los griegos y los romanos descansaban sobre colchones algo más sofisticados que constaban de esponjosos almohadones de plñumas de ganso y oca sobre catres de madera y pieles. Asimismo, los romanos también inventaron las camas de agua.

 

El individuo era reclinado en una cuna de agua tibia hasta qye conciliara el sueño, luego lo transladaban a otra adyacente provista de un colchón donde era mecido hasta dormir.

 

Momento clave de la Historia del Colchón

A partir de la época del Renacimiento los colchones de las clases acomodadas eran de terciopelo o seda rellenos de paja p plumilla y colocados sobre mallas hechas de soga.

Como revolución indiscutible en el siglo XVI se lanzó en Francia el colchón de aire. El tapicero del rey de Francia confeccionó una colchoneta neumática con hule impermeable que se empleaba para reposar más que para dormir.

 

Ya en el siglo XVII se lanzaron en el Reino Unido, no sin grandes problemas, los primeros colchones de muelles. El gran obstáculo fue que, al tratarse de muelles cilíndricos no se comprimían sino que se vencían hacia el frente y los laterales.

Hasta bien entrado el siglo XX, los colchones de lana fueron los más populares en Europa, incluso existía la figura del colchonero, que era un profesional que viajaba de pueblo en pueblo aireado, rellenando y ahuecando los colchones de lana.

 

A mediados de la década de 1850 se comenzaron a fabricar, aún de forma artesanal, muelles cónicos que facilitaban su compresión vertical.

 

Uno de los colchones más populares en Estados Unidos fue lanzado en 1925 por el fabricante Simmons.

En los años 50 aparecieron en el mercado los colchones de goma espuma de poliuretano, siendo muy populares los colchones de picado de espuma, que no eran sino grandes sacos rellenos de trozos de espuma.

 

En los años 60 se empezaron a comercializar los primeros colchones de látex, aunque con poco éxito en esa época.

Ya en los 70 aparecieron los modelos de muelles más sofisticados que literalmente arrasaron en el mercado.

 

Este auge se mantuvo hasta hace pocos años se consolidaron definitivamente los colchones de látex.

 

Posteriormente llegaron diversos materiales especiales como bultex, airvex,eliocel, viscoelástica, stylex, etc..que, en algunos mercados europeos, ya abarcaban más ventas que el tradicional colchón de muelles.

 

Si consideramos que sobre el colchón pasamos aproximadamente más de un tercio de nuestra vida y que tiene una influencia relevante en nuestra salud y calidad de vida, la decisión de adquirir uno no puede dejarse al azar sino que debe ser meditada y elegir, de entre las diferentes opciones que ofrece el mercado, la que más se dapte a nuestras necesidades.

 

Es muy arriesgado dictaminar que hay un colchón mejor que otro. Lo correcto es estudiar cada caso individual para determinar el colchón más adecuado.